Inicio

 

 

El Día Mundial del Riñón es una campaña mundial de concientización acerca de la importancia de los riñones

  • Este día busca que las personas estén más al tanto de la prevención y el temprano reconocimiento de posibles enfermedades renales.
  • Los tratamientos disponibles para estas enfermedades suelen ser la diálisis o los trasplantes. Ambos son muy costosos para la población en general, haciendo que el tratamiento de las mismas sea poco asequible a nivel mundial. Durante esta conmemoración se busca la implementación de políticas que permitan un mayor acceso a tratamientos por parte de la comunidad general.
  • Se estima que un 10% de la población mundial sufre de una de las condiciones más tratadas durante la conmemoración de este día: la enfermedad renal crónica. Las personas que sufren de esta enfermedad tienen una probabilidad diez veces más alta de morir de ataques al corazón o trombosis cerebrales.

    La obesidad https://es.wikipedia.org/wiki/Obesidad

    La obesidad se define como la acumulación excesiva de grasa corporal en detrimento de la salud. En 2014, había en todo el mundo más de 600 millones de personas adultas obesas.

    La obesidad es un factor de riesgo significativo para el desarrollo de la enfermedad renal; aumenta la probabilidad de desarrollar los dos factores de riesgo más importantes para la Insuficiencia Renal Crónica(IRC) como son la hipertensión arterial y la diabetes; asimismo tiene un impacto directo en el desarrollo de la enfermedad renal misma ya que en las personas obesas, los riñones deben filtrar una mayor cantidad de sangre para alcanzar las demandas metabólicas de un mayor peso corporal. Afortunadamente, tanto la obesidad como la IRC se pueden prevenir. La información acerca de los riesgos que supone la obesidad y los beneficios de un estilo de vida saludable, incluyendo una nutrición adecuada y la actividad física, pueden contribuir en la prevención de la obesidad y la enfermedad renal.

    La relación entre la enfermedad renal y la obesidad http://www.revistanefrologia.com/es-publicacion-nefrologia-articulo-obesidad-enfermedad-renal-cronica-X0211699511052278

    La probabilidad de que se desarrolle la enfermedad renal en la población obesa, incluyendo a quienes sufren de diabetes e hipertensión, es mayor que en la población general. En 10 años, la obesidad afectará al 18% de los hombres y al 21% de las mujeres en todo el mundo. En la población general, la obesidad aumenta la mortalidad y contribuye al desarrollo de otras enfermedades como enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la hipertensión, la hipercolesterolemia, la apnea obstructiva del sueño, el hígado graso, las enfermedades vesiculares, la osteoartritis, varios tipos de cáncer, varias enfermedades mentales y una baja calidad de vida. La evidencia muestra también que la obesidad es un importante factor de riesgo para el desarrollo de la IRC y para la IRC terminal; tanto de modo indirecto a través del aumento de la diabetes, la hipertensión y de las enfermedades cardiovasculares como directamente a partir del incremento de la carga de trabajo del riñón.

    Por ello, al reducir la obesidad se podría revertir o enlentecer la progresión de la enfermedad renal crónica. Asimismo, el daño renal agudo se da más frecuentemente en personas obesas.

     

    En 2017, la campaña promueve la educación sobre las consecuencias negativas de la obesidad y su asociación con la enfermedad renal, destacando la importancia de un estilo de vida saludable y de las políticas sanitarias que hacen accesible una conducta preventiva